Stage express

Tras 2 olas de frío y antes de que llegara la tercera, el jueves por la noche decidimos hacer un “stage express” de 3 días en Peñíscola. Metimos las bicis, la ropa y hasta el frutero en la furgo y carretera. Llevaba muchos días de rodillo sin poder salir a la calle y tener que andar todo el día trastocando los entrenos y tirando de rodillo.

Al as 6:30 del viernes sonaba el despertador y una hora más tarde ya estábamos en la carretera. La imagen del pantano de Legutiano era la de la foto: gélida. El termómetro marcaba 0º.

Pasaban los kilómetros y por fin el primer claro en el cielo. Qué bien desempolvar las gafas de sol! A las 5 horas y media de viaje llegamos a nuestro destino.

 

 

 

 

 

La foto lo dice todo, ni una nube en el cielo y 14º.

Así que al lío, comimos algo y pudimos hacer 3 horas de bici hasta que se hizo de noche. El sábado otras 4 horitas, con series largas. Acabé bastante madura, pero de eso se trataba. Por la tarde a la pisci y al día siguiente natación + bici + transición a correr. Tocaron hacer 8×1000 en la transición entre abuelos paseando tranquilamente. Ellos super a gusto y relajados y nosotros dándolo todo, menudo contraste jajaja. Empecé con malas sensaciones, sin sentir los pies, pero pude acabar rápido y disfrutando como los abuelos del paseo de Peñíscola. Hoy antes de recoger todo hemos aprovechado a sumar otras 2 horitas sobre la bici.

Ha merecido la pena haber ido, ahora vuelta a la realidad.

 

Todo se me rompe

Ya llega el día de vuelta, mañana última salida en bici, recoger y para casa.
El puente ha servido de mucho, tenemos muchas cosas en las que hacer hincapié y los calendarios están más o menos pensados.

Hoy el día se me ha torcido un poco ya que 10 minutos después de salir de casa se me ha roto la patilla del cambio, se me ha metido entre los radios y adiós: rueda rota, cambio roto, cadena rota, cable y funda rota, cuadro tocado y esperemos que el PowerTap haya sobrevivido. No me he caído que es lo importante, pero la bici ha quedado fuera de juego así que vuelta para casa y correr un poquito mientras Ciro, Rober y Aimar han seguido con el entrenamiento.

En casa tenía una bici vieja de carretera con la que empecé a hacer triatlones. Una bicicleta Olmo de acero con cambio Athena de 8 velocidades. La hemos apañado para poder salir mañana. Menos mal, sino otro día que me quedo sin aprovechar este sol en bici.
Estos días me estoy quedando sin armadura, el pulsómetro roto, el cambio de la bici roto, y la rueda rotaaaa!!!!

Inicio de temporada

Después de 29 años veraneando con la familia en Peñíscola no me imaginaba que terminaría machacando aquí. En septiembre ya aproveché para entrenar por aquí y preparar el Campeonato de España y tras una conversación en nuestra excursión a “piris” nos animamos a venir aquí a empezar la temporada y quitar la carbonilla. Yo estoy encantada de compartir este sitio con amigos, para mí es como mi segundo pueblo y espero que les guste.

Nos hemos juntado Eva Ledesma, Richar Calle, Roberto Corujo , Ciro y yo , y en unos días llegará Aimar Agirresarobe.

Vamos a estar 9 días y hoy el primer  día ha salido  un sol espectacular.

Hoy tocaba tres horas de bici y 40 minutos de carrera a pie. Hemos rodado super a gusto por una zona de apenas tráfico. Después de comer y echar la siesta, de nuevo al tajo con la carrera a pie y  su ratito de técnica.

Hoy para cenar fajitas!!!